2021: la evolución (o retroceso) de la sostenibilidad

por cristina
0 commentario
2021: la evolución (o retroceso) de la sostenibilidad

Por: Daniela Segovia 

Había grandes esperanzas para 2021. El año prometía avances en el impulso del desarrollo sostenible después de meses de retrasos e incertidumbre inducidos por la pandemia.

 

2021: un año de múltiples crisis

Foto: Futuro Verde

 

A medida que 2021 llega a su fin, el mundo se enfrenta a numerosas crisis. La pandemia de COVID-19 está lejos de terminar. Un año después de que las primeras vacunas comenzarán a superar los obstáculos regulatorios, la aparición de la variante Ómicron del SARS-CoV-2 está desafiando los frágiles y desiguales avances en el control del virus.

El progreso es lento en la mitigación y adaptación al cambio climático, la protección de la biodiversidad y la erradicación del hambre, partes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El plan, ya fuera de camino antes de la pandemia, ha sido casi descarrilado por el COVID-19.

A principios de noviembre estuvo marcada la pelea por la crisis climática por una cumbre climática trascendental, la COP 26 en Glasgow, Reino Unido. Por primera vez, el acuerdo final incluía la mención de una reducción gradual de la energía a base de carbón, aunque la eliminación era el objetivo original. También, se pidió el fin de algunos subsidios públicos para otros combustibles fósiles, una de las mayores barreras financieras para el cambio a la energía renovable. Más de 100 países se comprometieron a reducir las emisiones de metano, señalados por su papel en el calentamiento global en el último informe del IPCC.

Pero, incluso si se implementan las promesas anunciadas, todavía se proyecta que las temperaturas aumenten a 2,4°C catastróficos para 2100. Y debajo de la superficie hay desacuerdos sobre las definiciones y los detalles de la implementación.

 

Protección de la biodiversidad

Pocos días antes de la COP 26, en una COP separada organizada por China en Kunming, los gobiernos debatieron medidas para proteger la diversidad y la riqueza de las especies de plantas y animales. En las primeras sesiones de una cumbre de la ONU en dos partes sobre diversidad biológica, que concluirá en mayo de 2022, las discusiones se centraron en un objetivo ampliamente apoyado para proteger el 30% de las áreas terrestres y marinas del mundo para 2030, en comparación con el objetivo anterior de Aichi del 17%.

La protección de la biodiversidad va de la mano con la gestión sostenible de los recursos hídricos y de la tierra. De esta manera, se alinea con la lucha contra el cambio climático y si la naturaleza continúa degradándose, tarde o temprano la producción económica sufrirá.

 

Colaboración e inclusión

Necesitamos, y podemos, mejorar la colaboración. Los problemas globales necesitan equipos diversos para ayudar a navegar los desafíos sociales y geopolíticos. La colaboración significa dedicar menos tiempo a lograr métricas de desempeño y más tiempo a fomentar las relaciones. Los vínculos entre la ciencia y la industria se ven perjudicados sin reglas sobre la propiedad de los datos y la propiedad intelectual. Y las crecientes tensiones geopolíticas, particularmente entre Estados Unidos y China, están limitando los intercambios de personas y conocimientos.

 

Se espera un 2022 más enfocado en el futuro

Más atención a la crisis alimentaria y la migración relacionada con el clima. Además, son necesarios ​​más debates sobre soluciones y compensaciones vinculadas con la transición energética.

Fuente: Futuro Verde.

También te puede interesar