DEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURAL

por cristina
0 commentario
DEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURAL

Podrían contarse decenas de años desde las primeras intenciones de comprender que la naturaleza estaba siendo estropeada y tratando de advertirnos acerca del cuidado que debemos tenerla. Sin embargo, su queja no fue escuchada sino hasta cuando su voz se volvió un grito que se oyó en el mundo entero.

Se debe reconocer que la vida moderna ha impuesto una supremacía de lo artificial, lo creado por el hombre, sobre lo natural. Hoy la sabiduría de la naturaleza nos ha sorprendido. No solo ha elevado su voz para ser escuchada por el mundo entero, sino que ha empezado a regenerarse a sí misma.

 

La voz de los páramos

La época de confinamiento ha evidenciado cómo la no intervención humana ha repercutido positivamente en la naturaleza. Los páramos ecuatorianos son una clara muestra de que estos hábitats han sido capaces de resurgir, de readaptar sus formas de vida de forma rápida: la flora ha reverdecido, sitios que han sido arrasados por el fuego se están restaurando. Especies que vivían el confinamiento eterno en sus madrigueras ahora salen para hacer uso de la libertad de moverse, sin el miedo a exponerse a los seres humanos, pues, hoy la naturaleza vuelve a posicionarse sin depender de la mano del hombre.

DEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURALDEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURALDEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURALDEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURALDEL CONFINAMIENTO A UNA NUEVA VIDA NATURAL

Fotos: María Ester Segura, Guía de Turismo

La aparente desolación en la reserva del Chimborazo ocasionada por la carencia de visitantes y el confinamiento de las comunidades cercanas es el ambiente propicio para que el medioambiente se vea beneficiado por la ausencia de gente, debido a que el ecosistema característico de los páramos es muy delicado. Cuando esas zonas se mantienen ilesas y sin presencia humana, es más probable que la vegetación se reponga en su totalidad y en menos tiempo del que toma el proceso habitual.

Fotos: María Ester Segura, Guía de Turismo

En el Arenal, entre Riobamba y Guaranda se aprecia un mayor número de alpacas y llamas que las que se avistaban antes del confinamiento. Asimismo, ha habido un incremento en la presencia de fauna endémica en Yasuní y en el Parque Nacional Cotopaxi, donde su vegetación ha sido regenerada naturalmente.

En Papallacta se ha mostrado con mayor libertad el oso de anteojos, también conocido como oso frontino, oso andino, oso sudamericano, ucumari y jukumari, es una especie única y rara que tenemos el privilegio de tener en el país.

 

Lo sostenible

El ODS 15 propone gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras, detener la pérdida de biodiversidad.

Alrededor del 11% de todas las especies de vertebrados terrestres del mundo está en Ecuador, por ese motivo está considerado entre los 20 países más biodiversos del planeta. Y si bien conocemos la información y hasta nos enorgullecemos de esta, el verdadero desafío está en preservar los ecosistemas, incluso con la actividad humana.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, las áreas protegidas son espacios naturales esenciales para conservar:

  • La biodiversidad natural
  • La diversidad cultural
  • Los bienes y servicios ambientales

Exhorto a las empresas y a todos los ecuatorianos a poner en práctica una movilidad sostenible, el consumo responsable de los recursos y el compromiso de velar por nuestros entornos.

Esta es una oportunidad irremplazable e irrepetible para mirar los cambios que se dan en la naturaleza a favor de la vida vegetal, animal y humana. Debemos propiciar que este cambio positivo perdure en el tiempo y seamos conscientes de ello. Porque preservar la naturaleza debe ser un compromiso verdadero y permanente del ser humano y no únicamente la consecuencia de un confinamiento mundial.

También te puede interesar