¿Es más difícil caminar por el mundo siendo mujer?

por mrueda
1 commentario
¿Es más difícil caminar por el mundo siendo mujer?

Deputy Secretary-General Meets Heads of UN Regional Commissions

El pasado 8 de marzo no fue un día de celebración, fue una fecha de profunda reflexión. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, institucionalizado por la ONU en 1975,hay cifras preocupantes relacionadas al ODS 5, cuyo objetivo es lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas del mundo.

Los datos más alarmantes surgen de varios aspectos de la vida de las mujeres, en donde -en pleno siglo 21- deberían estar garantizados sus derechos humanos, sin embargo no lo están.

 


Por ejemplo, en su derecho a estudiar, solo dos tercios de los países en desarrollo han alcanzado la paridad de género en la educación primaria, pero cuando se trata de educación secundaria y universitaria las cifras descienden dramáticamente.

Education Programme for the Palestine Refugees in the Gaza Strip
En cuanto a su derecho a decidir sobre su vida sexual y reproductiva, es desalentador pensar que a nivel mundial, 750 millones de mujeres y niñas se casaron antes de los 18 años. Es desgarrador escuchar que 7 de cada 10 mujeres en todo el mundo experimentan violencia física y/o sexual en algún momento de sus vidas.  

Y a nivel económico, las cifras tampoco son alentadoras:

Las mujeres ganan solo 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres haciendo el mismo trabajo a nivel global.  

Menos del 20% de los propietarios de tierras del mundo son mujeres.

La tasa de actividad de las mujeres es del 63%, mientras que la de los hombres es del 94%.

La ONU señala que diferencia salarial de género permanece en el 23% a nivel mundial y, si no se toman medidas firmes, pasarán otros 68 años antes se logre la igualdad en este punto.

Las mujeres aún representan el 40% de la fuerza de trabajo en el planeta y solo el 25% de las posiciones de gerentes a nivel global son ocupadas por mujeres.

 

Women Observe Eid al-Fitr
Muchos de sus procesos de inserción laboral son interrumpidos por actores cercanos como sus propios cónyuges: En 18 países, los esposos pueden impedir legalmente que sus esposas trabajen; en 39 países, las hijas no tienen los mismos derechos de herencia que sus hermanos; y en 49 países no existen leyes que protejan a las mujeres de la violencia doméstica.

Toda esta desigualdad a nivel laboral y social se resume en un dato proporcionado por el Foro Económico Mundial: a este ritmo se necesitarán 200 años para lograr la paridad de género. ¡Dos siglos!

 

Si caminar en este mundo siendo mujer resulta tan difícil, entonces el tema de equidad de género debe ser prioritario desde las letras hasta las acciones.

La desigualdad de género es un asunto medular. ¿Cómo pretendemos que las mujeres puedan desarrollarse en el ámbito laboral si al menos un 70% de ellas son responsables de trabajos de cuidado no remunerado? Todo empieza con la educación de primera mano, la que nace en los hogares. Por eso, para lograr cumplir las metas que promueve la Agenda 2030 y el ODS 5, la sociedad debería erradicar de la mente muchos paradigmas que impiden que las mujeres, desde niñas, sean partícipes de procesos de empoderamiento.  

 

 

 

Ante este tema, ¿Qué podemos hacer como empresarios?

Debemos tomar en cuenta que las empresas juegan un rol clave, adoptando a nivel interno políticas y procedimientos para garantizar los mismos derechos y oportunidades laborales a mujeres y hombres e invirtiendo a nivel externo en programas de empoderamiento.

A nivel más general, la creación de políticas públicas puede contribuir a que caminemos a un mundo más respetuoso con los derechos del otro. Sin embargo, las mujeres aún no tienen los suficientes espacios en la política:  Su representación en los parlamentos nacionales, por ejemplo, es del 23,7%, una cifra que permanece muy lejos de la paridad.

Como Presidente UN Global Compact de las Naciones Unidas – Ecuador, reafirmo mi compromiso con la igualdad de género. Sabemos que el cumplimiento de este no sólo garantiza un planeta más sostenible, una economía más fuerte a nivel mundial, sino que es indispensable para conseguir un mundo pacífico y próspero.

¡Tenemos que convencernos que la equidad de género es un derecho fundamental y un factor indispensable para acelerar el cumplimiento de la Agenda 2030!.  

 

World Mental Health Day Observance

También te puede interesar

1 commentario

Cecibel marzo 21, 2019 - 8:11 pm

Excelente iniciativa 👍

Los comentarios están cerrados.