SOSTENIBILIDAD EN UN FUTURO CERCANO

por cristina
0 commentario
SOSTENIBILIDAD EN UN FUTURO CERCANO

El término sostenibilidad, con el significado que lo manejamos actualmente, es relativamente nuevo. Apareció en 1987, cuando una comisión conformada por varios países elaboró para la ONU el célebre Informe Brundtland, porque quien lo dirigía era la Doctora Gro Harlem Brundtland.

Preocupados por haber detectado el problema de que la población tiende a crecer más rápido que los recursos, ocuparon la palabra “sostenibilidad”, enfocada hacia los aspectos económico y social del desarrollo humano, para manifestar que las necesidades actuales deben cubrirse sin complicar a las futuras generaciones.

A partir de esta reminiscencia es fácil concluir que cada generación tiene en su momento sus propias necesidades que satisfacer, por ende, lo expresado en el Informe Brundtland permanecerá en vigencia, mientras exista la conciencia de que los recursos planetarios no son infinitos y que su conservación y su uso racional es asunto de todos.

Así pues, he reflexionado que, si bien desde hace 30 años se ha venido hablando de este tema, 1987 no ha sido el año de la sostenibilidad, pero 2020 sí que lo es. Este es un año especialmente inusual, un año en el que una pandemia mundial forzosamente nos ha trasladado de la teoría a la práctica, dejándonos en claro que trabajar a favor de la sostenibilidad es un deber global.

Con relación a esto, leí un artículo, cuyo título: 2020, el año de los negocios sostenibles, me llamó mucho la atención sobre todo por la claridad con que resume algunas tendencias que al parecer se desarrollarán en la próxima década o que se deberán ejercer en la esfera de todas las actividades comerciales.

El artículo aborda cuatro prácticas, que a mi manera de ver son ineludibles en el mundo empresarial.

  • Cadenas de suministro circulares, que compromete a las empresas a motivar a que los clientes lleven su propio empaque para el producto que compren o lo reutilicen.
  • Tecnología como facilitadora de la sostenibilidad, destaca su aporte para reducir actividades que generan impacto negativo en el medio ambiente.
  • Trust Economy o economía de la confianza, como generadora de modelos de negocio sostenible.
  • Reciclado de recursos humanos, donde se destaca la reinserción laboral de trabajadores antiguos de la empresa, cuya preparación y experiencia son favorables en tiempo y dinero.

Así pues, la sostenibilidad ya no es un tema del mañana, es una acción que debemos ejecutar hoy. Con compromiso.

También te puede interesar