Tres ciudades ecuatorianas analizadas frente a la vulnerabilidad al cambio climático

por cristina
0 commentario
Tres ciudades ecuatorianas analizadas frente a la vulnerabilidad al cambio climático

Por: Sofía Chávez.

Esa pregunta saltó en las oficinas de CAF -banco de desarrollo de América Latina, entidad que apostó a presentar en el marco de la COP26 un estudio que mide la vulnerabilidad al cambio climático en varias ciudades de Latinoamérica. 

Este análisis de vulnerabilidad y riesgo climático zonal se centra en las dimensiones ambiental, económica y social. Lo interesante de esta propuesta es el Índice de Vulnerabilidad al Cambio Climático, que identifica y prioriza medidas concretas de adaptación frente al cambio climático. Y más interesante aún es que Ecuador está presente en el estudio con tres ciudades. Loja, Portoviejo y Santa Cruz. 

CAF -banco de desarrollo de América Latina- identificó medidas de adaptación frente al cambio climático, con base en un análisis de vulnerabilidad y riesgo climático sectorial y zonal, a fin de “fortalecer la resiliencia de las ciudades ante eventos hidrometeorológicos extremos derivados del cambio climático y la variabilidad climática, facilitando una adecuada planeación que minimice la vulnerabilidad y el riesgo final sobre las personas, su modo de vida y el medio ambiente”. Revisemos qué datos arroja esta investigación sobre Loja, Portoviejo y Santa Cruz. 

 

Loja

Las amenazas hidrometeorológicas cobran relevancia en esta ciudad; el estudio del Índice de Vulnerabilidad detectó los sectores con mayor riesgo frente a los impactos del cambio climático. Se mencionan: “inundaciones repentinas y deslizamientos derivados de procesos de escorrentías superficiales o subterráneas, así como sequías prolongadas y olas de calor extremo, entre otras”.  

El informe dice que “De esta manera la vulnerabilidad en Loja arroja una marcada tendencia creciente en los sectores noroccidental y sur, con valores más extremos en las parroquias de Carigán y Sucre, en concreto, sobre los barrios de Zalapa, Carigán y Bolonia”. 

También identifica 14 retos principales de vulnerabilidad “y que son la base para la construcción del Plan de Adaptación, que incluye medidas como reforestación y restauración de cuencas hídricas de la hoya de Loja, implementación del sistema de presas y contención de lodos frente al cambio climático, gestión resiliente de las aguas domiciliarias, sistemas de drenaje sostenibles, incremento de la infraestructura verde, consolidación de una red ecosistémica, entre otros”.

Portoviejo

En este caso, el análisis hace énfasis en que las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) “han estado asociadas a la dinámica demográfica por ocupar cada vez más espacios (crecimiento urbano) y demandar más recursos (agua, energía, combustibles, etc.), siendo la población la variable más correlacionada con las emisiones de GEI”. 

 

En cuanto al riesgo climático, “los valores tienen una tendencia a ser muy altos en prácticamente la totalidad del área analizada, con la excepción de la zona central que cuenta con mejor infraestructura, viviendas y servicios, así como una población con mayor nivel educativo”. Sin embargo el estudio dice que las zonas norte y sur de la ciudad presentan riesgos ante lluvias intensas, sequías, incremento de temperatura y temperaturas altas. El informe destaca 22 medidas -que combinen gobernanza, infraestructura y capacitación- para conseguir un desarrollo urbano más sostenible y con menos emisiones de GEI.

 

Isla de Santa Cruz

Preocupa que el término “frágil dinamismo socio-ecosistémico” aparece presente con fuerza en este informe y agrega que el reto principal de la isla “es conseguir un modelo de gestión territorial equilibrado y multidimensional que asegure tanto la calidad de vida de sus habitantes, como la protección y conservación de sus valores ambientales en el corto, mediano y largo plazo”. 

La evaluación de vulnerabilidad refleja una “gran incidencia de las actividades antrópicas sobre los usos del suelo con importantes tasas de exposición de población y vivienda que se agudizan en el medio y largo plazo, así como fragilidades sociales importantes que denotan brechas de desigualdad, todos ellos exacerbados por el cambio climático, con impactos probables sobre el sistema socioeconómico y ambiental de la isla”. 

Se habla de la implementación de la red de saneamiento en las áreas urbanas de Santa Cruz, “un sistema de gestión de la red de abastecimiento de agua potable para garantizar la soberanía hídrica, soluciones unifamiliares de captación de agua de lluvia y cubiertas verde, espacios verdes con soluciones de diseño climático en el área urbana de Puerto Ayora, instalación de sistemas de drenaje sostenibles, ejecución de obras para una agricultura resiliente, entre otros”. 

 

Conoce más del informe aquí

 

También te puede interesar

Deja un Comentario