TÚ, YO, EL MUNDO

por cristina
0 commentario
TÚ, YO, EL MUNDO

Por enésima vez vino a mi mente la idea de que “juntos saldremos adelante”. Una frase que me ha hecho transitar por diversos sentimientos y apreciaciones. Efectivamente, la he sentido como la esperanza expresada en palabras.

La ilusión de producir la mejor versión de mí mismo. La emoción de rehacer el mundo. La paz de sentir cercanía con el género humano, a pesar del distanciamiento social. La emoción de reinventar la vida.

Contrariamente, también me ha sonado a titular de un periódico, a bandera de lucha y peor aún, he tenido el infortunio de percibirla como una idea lírica que desvirtúa el verdadero sentido que conlleva.

 

Sostenibilidad real

Es un hecho. El mundo debe salir adelante y el primer paso es no pensarlo como un ente autónomo y aislado de cada uno de nosotros. Al contrario, la clave está en comprender que, al hablar del mundo, estamos hablando de cada persona, de cada animal, de cada espacio, de cada ser que en él habita.

Cada uno de nosotros somos partícipes desde nuestro entorno. En este espacio no debe irrumpir jamás una lengua extranjera, una situación geográfica, un nivel cultural, un color de piel, una religión, un papel moneda.

No obstante, las puertas deben mantenerse abiertas para la consecución de los objetivos comunes.

Mis palabras a veces se silencian tras una mascarilla, pero mi espíritu altruista siempre despierta con el deseo ferviente de trabajar para que la sostenibilidad del mundo sea algo real.

 

¿Qué tan largo es el plazo?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) trazados para el 2030 deberán ser replanteados, después de que la ONU evalúe los progresos mundiales de estos propósitos.

La pandemia resquebrajó los planes a nivel mundial. Las formas habituales de la vida humana: trabajo, educación, producción, economía, salubridad, etc., han protagonizado un éxodo masivo hacia la realidad virtual. Pero también se cambiaron los planes que se habían hecho para potenciar y conservar los derechos y el valor de la vida natural.

  • Deberá hacerse una reconsideración en cuanto al tiempo y al modo de ejecutar las acciones.
  • Deberán modificarse leyes.
  • Deberá reorientarse la economía.
  • Deberán priorizarse inversiones.
  • Deberán implementarse acuerdos que impulsen el buen vivir de la humanidad.

Tal vez estos y otros plazos deberán romperse, sin embargo, debemos abrir nuestra conciencia y nuestra voluntad de unirnos como especie para crear un mundo mejor. La vida también puede cambiar de un largo a un corto plazo o viceversa. Les invito a reflexionar con la lectura de este artículo publicado por la ONU.

También te puede interesar